Gestionamos su Cita Previa Hacienda Ahorro por teléfono

El pasado 4 abril comenzó la campaña de la Renta 2017, que se prolongará hasta el 27 de junio para casos en los que el rendimiento sea a ingresar con domiciliación en cuenta; o hasta el 2 de julio, fecha límite para los resultados a reembolsar.

Como cada año, a algunos contribuyentes la declaración les saldrá a devolver, mientras que otros no correrán la misma suerte y tendrán que afrontar un desembolso para liquidar sus cuentas con la Administración.

No obstante, existen una serie de 'trucos fiscales' que el pagador puede adoptar para aprovechar todas las deducciones del impuesto. En caso de no haberlos aplicado durante el pasado ejercicio, los usuarios pueden comenzar a pensar en algunas de estas prácticas para ahorrar en su próxima cita con el fisco en 2019, siempre y cuando se lleven a cabo antes de que finalice el año fiscal actual, es decir, hasta el 31 de diciembre de 2018.

Donaciones a entidades solidarias

La faceta solidaria de los ciudadanos tiene premio con Hacienda. Las donaciones a fundaciones u ONG constituyen una deducción tradicional en el Fisco, ya que permite a los usuarios desgravarse una importante cantidad en la mayor parte de las regiones de España.

Actualmente, los donativos deducen un 75% sobre los 150 euros de aportación solidaria, y un 30% para contribuciones posteriores que excedan dicha cuantía, un porcentaje que se puede incrementar hasta el 35% si se trata de aportes consecutivos que rebasen o igualen el pago precedente.

También cabe destacar la desgravación por las cuotas de afiliación a sindicatos y partidos políticos, así como aportaciones económicas a los mismos, limitadas a un máximo de 600 euros. Esta deducción está tasada en un 20% en la mayoría de las comunidades autónomas.

Salario en especie

Este tipo de honorario no tributa en el fisco, por lo que una manera de disfrutar de un alivio fiscal es cambiar retribuciones en metálico por salario en especie, es decir, tarjetas restaurante, seguros sanitarios, pagos por manutención e, incluso, la utilización de automóvil de empresa. Eso sí, la existencia de este tipo de salario debe determinarse en convenios colectivos o acuerdos entre empresa y trabajador.

Planes de pensiones

Se trata de un vehículo que permite ahorrar de cara a la jubilación activo para ocho millones de españoles. Los planes de pensiones suponen, además, un incentivo fiscal. Tras la última reforma tributaria, las aportaciones con un límite de 8.000 euros se desgravan de la base imponible del Impuesto de la Renta, siempre que no exceda el 30% del rédito del trabajo. La hucha obtenida como resultado de la aplicación de este truco fiscal variará en función de los ingresos y de la comunidad autónoma.

Despidos improcedentes

Las indemnizaciones por despido deben tributar en el IRPF, al considerarse un ingreso más del trabajador por el rendimiento dedicado a una empresa. No obstante, conviene conocer que hay ciertas indemnizaciones exentas de tributar, cuyo importe debe tener como límite la cuantía de 180.000 euros.

Se trata del caso particular de las indemnizaciones por despidos no pactados y no debidos a causas económicas o técnicas. Para que el cese sea considerado como improcedente y por consiguiente no tribute en el Impuesto de la Renta, el usuario deberá acudir al Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación y probar su real desvinculación con la compañía en cuestión.

Personal desplazado

Los trabajadores desplazados en empresas establecidas en el extranjero están exentos de tributar en España, una ventaja fiscal condicionada por un límite máximo de 60.100 euros y por la obligación de pagar el impuesto correspondiente derivado de su rendimiento laboral en el país en que resida.

Ahorro de impuestos por vivienda

En este supuesto, es necesario recordar que si realizó la compra de su vivienda habitual antes de 2013 podrá deducirse un 15% de la cuantía aportada para efectuar el pago, con un límite máximo de 9040 euros al año.

Además, reinvertir total o parcialmente la cantidad obtenida por la venta de una antigua vivienda en la adquisición de un nuevo domicilio, puede neutralizar el tributo del beneficio resultante.

En el caso concreto de los contribuyentes mayores de 65 años, no tendrán que rendir cuentas con Agencia Tributaria por el rendimiento monetario obtenido del traspaso de su casa. Asimismo, este sector poblacional podrá despojarse de otros bienes sin tener que tributar, siempre que la suma no supere los 240.000 euros y se destine a una renta vitalicia. Se trata de una exención aplicable a todo el territorio salvo Guipúzcoa y Navarra.

Por otra parte, si el usuario posee una vivienda para alquilar y quiere desgravar con el fisco, es recomendable arrendarla a personas físicas para uso permanente que convertirla en domicilio empresarial o vacacional.

Esta página es ajena a cualquier organismo público, privado u oficial presente en ella.